La luz de la fotógrafa Claudia Ruiz sobre los versos de Juan Ramón Jiménez

“Cuando yo era el niñodiós, era Moguer, este pueblo,

una blanca maravilla; la luz con el tiempo dentro”

Y así, “La luz con el tiempo dentro” amparándose en la belleza de estos versos de Juan Ramón Jiménez, es como, Claudia Ruiz (Barcelona, 1993), ha querido enmarcar su retrospectiva, fotografías enmarcadas en el trabajo realizado entre el 2016 y 2019, en una exposición fotográfica, de temática flamenca, que ayer inauguró en el marco del Festival Flamenco de Nimes.

“Cada casa era palacio y catedral cada templo;
estaba todo en su sitio, lo de la tierra y el cielo;
y por esas viñas verdes saltaba yo con mi perro,
alegres como las nubes, como los vientos, lijeros,
creyendo que el horizonte era la raya del término”

Prosiguen los versos del poeta de Moguer; y nuestra conversación con Claudia que en nuestro encuentro centramos la palabra, y su disparo de cámara, en la figura de su gran ídolo y maestro: Pepe Lamarca. Para quien no le conozca les diré que Lamarca es el responsable de muchas de las imágenes icónicas de las grandes leyendas del flamenco, como Paco de Lucía o Camarón de la Isla. Les pongo de ejemplo, aquella en la que los dos genios, los dos amigos, cigarrillos en mano, ríen compartiendo ese mar de confidencias mutuas. Pepe Lamarca, argentino, asentado hace más de cuarenta años en España, está considerado uno de los mejores retratistas del mundo siempre ligado al mundo del espectáculo y las artes escénicas. Claudia Ruiz, nacida en una familia de profesionales de las Bellas Artes no dudó en ir a buscarle, con su trabajo debajo del brazo, para charlar con el maestro. “Habíamos quedado a las 12 para tomar una cerveza y acabamos a la 1 de la mañana hablando, compartiendo…, yo acababa de llegar de Jerez de la Frontera. Ese día me cambió el pensamiento. Yo estaba especializada en Bienal, pero la parte documental no la tenía” ¿Cuál ha sido el mejor consejo que le ha dado el maestro? Le pregunto, Claudia me mira con esos inmensos ojos y no duda “me aconsejó que me alejara del escenario; que fuera a las fiestas, a los bautizos de los flamencos, de los gitanos…, me invitó a salir de lo que estaba haciendo. Me cambió la perspectiva de la fotografía flamenca”

Lamarca, entre otros privilegios que ha vivido y que ha ofrecido, ostenta el de haber sido el único fotógrafo que Camarón de la Isla, en su boda con La Chispa, permitió entrar. En el archivo familiar de la viuda del cantaor se encuentra la mayor parte de esas instantáneas (y en el archivo de Lamarca); en la retina de los aficionados pocas, pero el hecho en sí ya forma parte de la historia. “De José siempre me ha hablado desde la intimidad, tenían una relación importante; es lo que ocurre cuando saltas la frontera del artista al personaje. José se compraba ropa nueva, una chaqueta o una camisa, y casi que lo primero que hacía era llamar a Pepe para que le fotografiara; al final se quedaba a dormir con Paco de Lucia en el estudio porque acaban allí la fiesta”

          “Recuerdo luego que un día en que volví yo a mi pueblo

          después del primer faltar, me pareció un cementerio.

          Las casas no eran palacios ni catedrales los templos,

          Y en todas partes reinaban la soledad y el silencio”

“Yo nunca trabajo con flash ni con luz artificial propia” prosigue Claudia Ruiz, “Nunca lo utilizo porque creo que aplana y es incómodo. Intento siempre aprovechar la luz del entorno. Es importante que se sepa porque cuando ves mis fotografías parecen que están en un estudio, y no”

“Yo me sentí muy chico, hormiguito de desierto,

con Concha la Mandadera, toda de negro con negro,

que, bajo el tórrido sol y por la calle de En medio,

iba tirando doblada del niñodiós y su perro:

El niño todo metido en hondo ensimismamiento,

El perro considerándolo con aprobación y esmero”

El Festival Flamenco de Nîmes se ha convertido en un actor imprescindible en la escena flamenca internacional, un trampolín para la creación. Mucho más que un simple escenario, tanto el Teatro, como sus equipos y por supuesto, su público fiel, acompañan a los jóvenes creadores en su reflexión y reafirman los fuertes lazos que les unen con los artistas. Este año, el Festival se vuelca en la memoria de René Robert, fallecido el 18 de enero de 2022, a la edad de 85 años, amigo del Festival y uno de los mayores representantes de la fotografía flamenca. La exposición “La luz con el tiempo dentro” permanecerá en Carré d’Art – Nîmes Place de la Maison Carrée hasta el próximo día 22 de enero; mientras Claudia Ruiz se vuelca en su próximo proyecto: el encargo las portadas de dos discos.

“¡Qué tiempo el tiempo! ¿Se fue con el niñodiós huyendo?

¡Y quién pudiera ser siempre lo que fue con lo primero!

¡Quién pudiera no caer, no, no, no caer de viejo;

ser de nuevo el alba pura, vivir con el tiempo entero,

morir siendo el niñodiós en mi Moguer, este pueblo!”

Juan Ramón Jiménez, (Moguer, Huelva, 1881 – San Juan, Puerto Rico, 1958). Poeta español y premio Nobel de Literatura.

Cuando yo era el niñodiós”

Facebook
Twitter
LinkedIn
M. Isabel Rodríguez Palop

M. Isabel Rodríguez Palop

Una apasionada del Flamenco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

Post's relacionados

“Yo aún no he despegado”

EN CORTO: “Lo más meteórico ha sido dar este paso como guitarrista en solitario porque soy una persona muy tímida y vergonzosa” “La preparación tiene

“El flamenco me cura y me salva”

EN CORTO: “Siempre digo que el escenario es un gran chivato de lo que es realmente nuestra personalidad” “En Extremadura hay un “metal” identitario y