Entrevista Carlos Sánchez

EN CORTO:

“El confinamiento me ha hecho reflexionar sobre mi vida y sobre lo que quiero, sobre lo importante y lo que no lo es. A nivel sicológico me ha venido muy bien, físicamente estaba fastidiado pero yo saco un resumen bastante positivo, con nuevos proyectos, y con ilusión ante esta nueva normalidad”

Todo lo que aprendo ajeno a la danza me nutre como artista”

“Es como una relación porque aportas tu granito de arena, tu forma de hacer, y la danza te aporta una forma de vida que para mí es maravillosa”

Entrevista Carlos Sánchez Segura, solista Ballet Nacional de España, BNE

“Mi meta como artista es seguir evolucionando”

El 20 de Junio es el Día Europeo de la Música y para celebrarlo el Ballet Nacional de España, BNE prepara su vuelta a los escenarios con retransmisiones de actuaciones y talleres en ‘streaming‘. Junio y julio serán los meses donde estos bailarines volverán al escenario virtual después de que el 8 de junio retomaran los ensayos en su sede de Madrid (distancia social mediante) Celebra así el BNE este Día europeo ofreciendo una decena de coreografías de su repertorio para evitar que coincidan más de seis personas a la vez en los camerinos, ni más de 12 en las salas de ensayo. Obras de Antonio Ruiz Soler y Victoria Eugenia, además de creaciones de su director, Rubén Olmo, y de algunos de los bailarines; y como epílogo, la interpretación de ‘La Leyenda del Tiempo’ el conocido tema de Camarón de la Isla y Ricardo Pachón sobre versos de Federico García Lorca, por los músicos y cantaores del BNE.

Este programa, de más de 10 horas de duración, en el que participarán todas las unidades del INAEM, se podrá seguir en directo hoy, desde las 11 de la mañana en sus redes sociales, y en esta página web:

https://www.culturaydeporte.gob.es/cultura/areas/artesescenicas/mc/volvemos-a-los-escenarios/dia-musica.html

Así, lo celebra el Ballet Nacional, nosotros, conversando con el solista Carlos Sánchez Segura (Madrid, 1991) que por una lesión no puede estar sobre el escenario esta tarde pero si puede hacerlo, en este rincón cultural de El Periódico Extremadura que de esta manera, se suma a festejar este reconocimiento a la música y a la cultura. Pasen y lean.

Antes de comenzar ¿cómo se encuentra de su lesión, y cuando cree que podrá volver a los escenarios? Hoy no puede estar con sus compañeros celebrando el Día Europeo de la Música…

Bueno, ahora mismo tengo la lesión bastante controlada y voy mejorando día a día. Durante el estado de alarma me hice unas pruebas porque tenía dolores y sensaciones que no sabía de donde me venían y me diagnosticaron una hernia discal, algo muy habitual en bailarines, pero es cierto, que ahora mantengo un trabajo más preciso con un entrenador profesional para ir poniéndome a tono poco a poco. A partir de septiembre estoy en los escenarios seguro. Todo es cuestión de disciplina, trabajo y constancia.  Es verdad que hoy no puedo estar con mis compañeros donde iba a hacer una pieza, un paso a dos, con Miriam Mendoza, otra bailarina solista de la compañía. No ha podido ser pero yo feliz de que mis compañeros estén bailando con esta iniciativa tan interesante y bonita.

¿Qué ha sido más difícil para usted?, ¿sobrellevar el confinamiento o la lesión?

La verdad que ha sido complejo llevar ambas cosas porque han ido de la mano. Ha sido duro porque me ha limitado mucho a la hora de entrenarme, de hacer cualquier esfuerzo físico y ha sido un confinamiento difícil, pero interesante e importante para la cabeza. El confinamiento me ha hecho reflexionar sobre mi vida y sobre lo que quiero, sobre lo importante y lo que no lo es. A nivel sicológico me ha venido muy bien, físicamente estaba fastidiado pero yo saco un resumen bastante positivo, con nuevos proyectos, y con ilusión ante esta nueva normalidad.

En el año 2015 ascendió a la categoría de Bailarín Solista bajo la dirección de Antonio Najarro, realizando roles de Primer Bailarín en coreografías de Antonio Ruiz Soler, Jose Antonio Ruiz y otros coreógrafos. Hoy por hoy sigue siéndolo con el actual director Rubén Olmo. ¿Qué es más complicado?, ¿llegar o mantenerse?

No considero que sea complicado pero si es cierto que llegar en este caso al puesto de solista de la única Compañía Nacional de Danza y Flamenco con un nivel tan alto, mas que ser complicado, es que requiere de una constancia y una disciplina muy importante, porque más que llegar al puesto de solista, es que tu como artista te pongas retos afrontando papeles más complejos a nivel técnico e interpretativo. Llegar a ser solista es un escalón más en la carrera. A nivel audición es muy duro porque afrontas la escuela bolera, flamenco, danza y tienes que ejecutar e interpretar con un nivel. Es verdad que mantenerse es difícil, pero considero que no quiero mantenerme en un lugar sino subir al siguiente escalón en mi carrera como artista. La audición es muy dura física y sicológicamente pero te da la oportunidad de interpretar diferentes roles que ese esfuerzo compensa. Mi meta como artista es seguir evolucionando.

¿Qué significa para un artista llegar a ser solista del BNE?

Significa mucho aparte del reconocimiento y confianza que te da tu director, pero conseguir las metas es lo que marca tu carrera como artista. Lo que marca es conseguir el reto, crecer como artista, enfrentarte a nuevas coreografías que te hagan rebuscarte como artista, y te implique mayor madurez y esfuerzo.

¿Se considera bailarín, o bailaor?

Yo me considero bailarín, no bailaor, aunque me gusta bailar flamenco y creo que es una disciplina que es profunda, intensa, sentimental y que hace que saques cosas de ti que no conoces, pero es verdad que me considero bailarín y disfruto el flamenco a mi manera. A mi me apasiona toda la danza española, pero para ser bailaor se requiere otro camino y esfuerzo diferente al que he hecho en mi vida y en mi carrera.

¿Qué le ha aportado la danza?

A mi me ha aportado vida y felicidad, también tristeza a veces por lo que requiere la profesión,  pero cada día y año que paso en una sala de ensayo me aporta madurez y todo tipo de sentimientos positivos. Sobre todo me aporta la capacidad de expresar lo que llevo dentro, de contar una historia, expresar unos sentimientos. Me sigue dando mucha vida, aprendizaje, y madurez. Es como una relación porque aportas tu granito de arena, tu forma de hacer, y la danza te aporta una forma de vida que para mí es maravillosa. Que tu trabajo sea tu forma de vida creo que es maravilloso.

¿En qué son compatibles y en qué incompatibles la danza y el flamenco?

Todo está dentro de un mismo arte escénico, está unido y se van nutriendo. La una da la vida a la otra y ambas se necesitan. Para bailar flamenco, desde mi punto de vista, necesitas una base, una colocación que te da el lenguaje de la danza española. El flamenco a la danza da arrojo, visceralidad, pellizco, ese escuchar la música que te están tocando…, detalles que también lo enriquecen. Creo que deben ir de la mano y en mi caso, con infinito respeto a los maestros flamencos, siempre intento llevarlo lo uno a lo otro. 

Profesionalmente comenzó en la compañía del bailaor Javier Latorre con la obra “Fedra” interpretada por Lola Greco, Alejandro Granados, Amador Rojas y Carmelilla Montoya bajo la dirección de Miguel Narros, ¿cómo recuerda esa experiencia?

Lo recuerdo como un momento precioso, fue mi primera audición cuando aún estaba en el Conservatorio en un momento, donde no tenía muy claro si quería seguir por ese camino o no. El día de mi audición con apenas 17 u 18 años ves que el que está ahí eres tú, que tienes que hacerte ver para que el que está enfrente pueda contar contigo. Vi el camino de luz hacia mi carrera y fue una maravilla estar con ellos en un ensayo, rodeado de maestros, amigos.., me cuidaron mucho y para mi fue una experiencia maravillosa. Lo único que siento es felicidad al recordarlo.

Una vez me comentó Rubén Olmo que uno de sus objetivos como director era acercar el BNE al gran público, ¿por qué cree usted que el Ballet quizás siga arrastrando ese aire elitista que le distancia del espectador?

Yo no tengo esa sensación de que sea elitista ni inaccesible. La danza española creo que es muy cercana y apta para cualquier tipo de público. La gente debería pensar así porque la danza ha salido del pueblo, de sus fiestas y creo que deberían verlo más cercano. Se tiene que acabar con eso de que el ballet y la danza es algo elitista sino todo lo contrario, es algo cercano que nos ayuda a disfrutar y a desconectar de la vida.   

¿Cuántos sueños le quedan por cumplir?

Yo debería tener otra vida para poder cumplir con todos los sueños que tengo. Soy muy inquieto y me gusta tener conocimientos de muchísimas otras cosas. Cuando te nutres con todo tipo de disciplinas creces mucho como persona y esos conocimientos lo vas incluyendo en tu personalidad como artista. Todo lo que aprendo ajeno a la danza me nutre como artista. Hay varios proyectos que quiero sacar adelante. Ahora estoy muy ilusionado y tengo muchas ganas porque quiero estar ahí en el BNE bajo la dirección de Rubén Olmo porque era un artista al que admiraba desde niño,  y ahora que lo conozco cada día le admiro más. ¿Sueños? infinitos pero creo que hay que ir poco a poco de una manera consciente y de forma profesional. Hasta ahora he cumplido muchos sueños a pesar de algunos momentos de dudas, pero he cumplido uno que es poder subirme a un escenario y sentirme libre.

Realizo mis estudios de danza en el Real Conservatorio Profesional Mariemma. Participo en el taller interpretando coreografías de Mariemma, Elvira Andrés, Rocío Molina, Antonio Pérez, Currillo, Miguel Ángel Berna, con papeles solistas en alguna de ellas.

A través del Real Conservatorio Profesional de Danza “Mariemma” soy invitado como bailarín solista al Festival Internacional de Danza “Indalo” en Washington DC e imparto cursillos de flamenco y Danza Española en las actividades programadas del festival. Mi comienzo en una compañía profesional es de la mano de Javier Latorre, en la obra de “FEDRA”, interpretada por Lola Greco, Alejandro Granados, Amador Rojas y Carmelilla Montoya, bajo la dirección de Miguel Narros realizando una gira por diferentes ciudades de España.

En octubre de 2009, ingreso en el Taller Estudio del Ballet Nacional de España y en septiembre de 2010 pasa a formar parte del cuerpo de baile del Ballet Nacional de España, bajo la dirección de José Antonio. En el año 2015 asciendo a la categoría de Bailarín Solista bajo la dirección de Antonio Najarro, realizando roles de Primer Bailarín en coreografías de Antonio Ruiz Soler, Jose Antonio Ruiz y otros coreógrafos!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
M. Isabel Rodríguez Palop

M. Isabel Rodríguez Palop

Una apasionada del Flamenco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Relacionados

Post's relacionados

Entrevista a José Galán

EN CORTO: “He conseguido que llevaran mi espectáculo por la calidad y no por los artistas que llevaba…” “Tú no puedes subir a una persona

Entrevista EL MATI

EN CORTO: “Que los artistas puedan comer haciendo lo que sienten y lo que quieren sentir, y no aquello que tienen que hacer porque es