Artículo Revista Zoco “Aula Flamenco”

Portada Revista Zoco Flamenco
Portada Revista Zoco Flamenco

‘El flamenco extremeño se sacude los complejos en el Aula’

Aprender: instruirse, estudiar, educarse, aplicarse, asimilarse, cultivarse, cursar, empollar, formar, ilustrar, penetrar, practicar, preparar, profundizar, repasar, ejercitarse. Reconocer: admitir, acatar, aceptar, asentir…etc y así, hasta conseguir fortalecer el músculo de la reconciliación con nuestro pasado y presente, nuestra cultura, nuestra personalidad. Multitud de acepciones verbales para un mismo impulso, una misma causa. Y ese, inteligente ejercicio, es el que se ha puesto en marcha en Extremadura, tras el acuerdo entre la Universidad de Extremadura y la Diputación de Badajoz, tras crear al fin, el primer Aula Flamenco de esta comunidad autónoma. Un marco donde conocer (y reconocer) el desarrollo, compás, evolución del cante y baile por Jaleos extremeños; redescubrir la historia e identidad de la Extremadura flamenca; los Tangos de Badajoz: su desarrollo, evolución y características; cante, guitarra y baile de los vestigios de los Jaleos…, dando cabida además, a la importancia de los instrumentos melódicos en este arte flamenco universal, siempre ávido de experiencias y nuevas fuentes de riqueza sonoras. Un ‘Aula Flamenco’ que no deja de ser una de esas ‘cuentas pendientes’, que tiene Extremadura con su propio arte, a pesar del esfuerzo, año tras año, de instituciones como la Junta de Extremadura, guardianes del arte como las Peñas Flamencas o pacientes abnegados como los aficionados, que sustentan con su asistencia y aliento, a la proyección y reconocimiento de nuestros artistas; o a la propia existencia y subsistencia, de unos cantes autóctonos, que si no llega a ser por el flamencólogo Paco Zambrano, aún estarían zampándose unos y otros amparados en los que algunos artistas llamaban ‘tangos canasteros’.

Un Aula con el objeto «de difundir y potenciar en el ámbito de Extremadura la cultura flamenca y su mundo; potenciar además una línea docente e investigadora de temática flamenca en el ámbito universitario e interesar a colectivos universitarios y no universitarios en la vertiente didáctica y pedagógica del flamenco» como publicó la propia Universidad.

Conferencias ilustradas, que arrancaron el pasado mes de octubre, como ‘El Cante y el Baile Flamenco extremeño’ a cargo del bailaor Jesús Ortega y el maestro Zambrano, con la colaboración de artistas históricos del flamenco extremeño como Alejandro Vega, El Peregrino, el toque de Juan Vargas, junto a emergentes, muy a tomar en serio, como Manuel Pajares o José Gómez ‘Fefo’. Didáctica y práctica para otra de las Conferencias de este Aula, como la ofrecida por Ostalinda Suárez, la primera mujer gitana licenciada en flauta travesera del panorama europeo, y actualmente, directora de la Escuela Municipal de Música de Zafra, y rama, de una de las familias que más gloria está dándole al flamenco, y a la música en general, los Suárez.: ‘La presencia de los instrumentos melódicos en el flamenco actual’ a la que acompañó Juan Manuel Moreno, un guitarrista que aporta ‘frescura y vanguardia’, y que además compone, canta, e investiga. ‘La guitarra’ y ‘Los cantes de laboreo’ por Perico de la Paula y Antonio Alcántara respectivamente, remataron este Aula que nace sin complejos en una región, demasiado acostumbrada, a vivir con ellos.

Volver a clase y además, de la mano del flamenco, es de esas pequeñas grandes cosas, que a cualquier aficionado, nos hace, sencillamente, más felices. No hace falta terminar este artículo asegurando, que todas las conferencias tuvieron tal éxito de asistencia, que a cualquier enamorado de esta tierra y de su flamenco, se le podían haber saltado las lágrimas. A la que les escribe, le faltó poco, ya que como aficionada y moderadora de las Conferencias me rozó en más de una ocasión, el escalofrío que precede al brote de sentimientos, pero logré contenerme. Hoy, mientas escribo este artículo, no. Y dejo que mi sonrisa ilumine cada párrafo por la satisfacción de comprobar que el primer paso ya está dado. Ahora, a seguir construyendo una escalera de aciertos, peldaño a peldaño.

Llenemos ésta, y todas las Aulas flamencas, Cátedras, y Seminarios que se pongan en marcha. Que no haya ninguna excusa para no volver a clase y encontrarse con el flamenco, como asignatura pendiente.

Difundamos, en esta ocasión desde Extremadura, y potenciemos nuestra cultura flamenca y su mundo; hagamos más gruesa una línea docente e investigadora de temática flamenca en el ámbito universitario, y fomentemos la curiosidad por este arte, entre colectivos no universitarios y universitarios.

Volvamos a clase a compás, con todo ese esfuerzo y esos conocimientos, que el cantaor Calixto Sánchez, hace años, supo apuntalar en la escuela de Andalucía. Que aunque estas horas y estos ratitos, sin precio, ‘no lo pague Luis de Vargas’ sea, al menos, un buen tiento para seguir avanzando.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
M. Isabel Rodríguez Palop

M. Isabel Rodríguez Palop

Una apasionada del Flamenco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

Post's relacionados

Entrevista EL MATI

EN CORTO: “Que los artistas puedan comer haciendo lo que sienten y lo que quieren sentir, y no aquello que tienen que hacer porque es

Entrevista Carlos Sánchez

EN CORTO: “El confinamiento me ha hecho reflexionar sobre mi vida y sobre lo que quiero, sobre lo importante y lo que no lo es.

Entrevista a Flavio Rodrigues

“Me enorgullece tener a Extremadura, gracias a la voz de Guadiana, presente en este disco. Es uno de los mejores cantaores de la actualidad con