“Mi base y mi disciplina es tocar toque flamenco clásico contemporáneo”

EN CORTO:

“Creo que compuse la taranta ‘Dos guitarras para ti’ sin querer para mi madre. Ella me decía: ¡ay, eso me encanta, cada vez que haces un trémolo parece que hay dos guitarras!”

“Este disco es un recorrido a través de paisajes llenos de emociones. Son nueve composiciones que expresan el sentir musical de toda mi vida dedicada al flamenco”

ENTREVISTA A SALVADOR GUTIÉRREZ, guitarrista

Salvador Gutiérrez (Écija, Sevilla, 1970) tiene, entre otras cualidades, las de saber adaptarse y asumir la generosidad inherente a un guitarrista con la naturalidad que dan los años, la experiencia y la propia forma de vida pausada, meditada y consciente. Y ese tiempo para nosotros mismos al que nos ha obligado la pandemia, a Salvador Gutiérrez le ha permitido poder sacar un nuevo disco ’11 bordones’. Soleá, seguiriya y cabal, bulerías, taranta…, nueve temas que reflejan su visión del flamenco y la carrera de este artista que igual acompaña a Carmen Linares que a Rosario ‘La Tremendita’ y su bajo eléctrico. Cosas de la veteranía y de un conocimiento del flamenco que solo los escenarios y el saber escuchar te permiten.  De los jóvenes artistas extremeños me confiesa que conoce a pocos pero alumbran en sus palabras: “el que tiene en la garganta un clarinete igual que Porrina” (Paco Zambrano, dixit) El Perrete, Manuel Pajares (el futuro del cante. Ese es mío), Joaquín Muñino, sin olvidar al maestro Miguel Vargas con el que comparte numerosas vivencias. Flamencas y vitales. ’11 bordones’ pide disfrute, un ratito cabal y la oportunidad de ser presentado en un escenario. Por su parte, Salvador Gutiérrez merece todo el respeto del que sin duda se ha ganado, a base de sacarle la máxima flamencura a sus primas y bordones, un lugar imprescindible en el mundo del flamenco. Pasen y lean.

¿Por qué “11 bordones”?

Me lo prestó José de la Tomasa. Yo estaba en la Peña Flamenca ‘Cantes al Aire’ en Triana en un recital con Segundo Falcón y vino José de la Tomasa, con Andrés Marín y varios amigos; y uno de los piropos que me echó el maestro fue: ‘suena como 11 bordones’ en alusión a mi guitarra. Luego le pregunté ¿qué me ha dicho de los bordones? Y me dice…,  ¡porque José además es poeta!: ‘mira, me ha salido por alusión a las once torres de Écija’ y le contesté: ‘mire José, estaba buscando un nombre para una soleá… y ya lo tengo’ ¡Así fue!

Un disco con una ‘jondura’ que entiendo es marca de la casa…

Tenga en cuenta que yo he grabado lo que llevo tocando durante toda la vida. Yo he hecho música para artistas tan dispares como Andrés Marín, Israel Galván, incluso con músicos turcos, griegos, una cantante israelita…, luego también con músicos de jazz…, entonces he hecho mucha variedad pero…, mi base y mi disciplina es tocar toque flamenco clásico contemporáneo. Lo que ha salido es, sin pretender hacer un disco de una temática u otra, lo que sé tocar, ¡y he dejado muchos temas fuera que no podían entrar porque si grabo tarantas no puedo meter una minera, una rondeña o una granaína que también estaban…

Eso le iba a preguntar, que si le había resultado muy difícil hacer la selección de los cantes…

Pues la verdad es que si porque como le digo he tenido que dejar cosas fuera que ya tenía, que ya tenía las bases. Ha sido complejo, menos con la taranta que está dedicada a mi madre…, no sé porqué pero cada vez que toco esa taranta me acuerdo de ella…

¿Y por qué relaciona a su madre con el estilo de una taranta?

Creo que compuse la taranta ‘Dos guitarras para ti’ sin querer para mi madre. Ella me decía: ¡ay, eso me encanta, cada vez que haces un trémolo parece que hay dos guitarras!

Es un disco lleno de emociones, de significado, de anécdotas…

Este disco es un recorrido a través de paisajes llenos de emociones. Son nueve composiciones que expresan el sentir musical de toda mi vida dedicada al flamenco. Este disco lo he hecho cuando los propios temas tenían coherencia para entrar en un disco como por ejemplo la soleá que solo la hago para tocar solo. Cuando toco para cantar utilizo otras formas y para el baile ni te cuento…

¿Puede explicar a los lectores esa diferencia de toque para cante, baile o como concertista?

Yo le digo lo que yo hago…, cuando se toca para cantar ese artista necesita un alivio que puede durar diez segundos o treinta dependiendo de lo que necesite, y tienes que tener recursos para ese cante. Hacer una falseta no muy larga por ejemplo…

¿Y cuando le toca a un cantaor al que no ha escuchado en la vida?

En cuanto lo escucho tengo que conectar con su forma de cantar. No le puedo tocar lo mismo a José Valencia, que a Carmen Linares o a Arcángel porque son tres formas de ver el cante totalmente diferentes, por lo tanto la guitarra tiene que ser diferente. Yo me he fijado de los grandes como Juan Habichuela y eso él lo hacía.. , no se puede acompañar de la misma forma: ni la velocidad es la misma, ni la intención del cante es la misma… no se puede buscar un protagonismo, y si tienes ganas de sacar esa falseta tan buena que tienes pensada y no pega.., ¡te la guardas en un bolso!

¿Por qué destaca en este disco las alegrías ‘Plaza de Colón’?

Es un paseo. La portada del disco (obra de su hermano) es la estación antigua de ferrocarril de Écija. La bulería se llama ‘Caminillo de la estación’ que es el camino que va desde la Plaza de Colón hasta llegar a la estación de Renfe. La barranca es un paraje de Écija donde íbamos de chicos a jugar, con mucha vegetación, un río…, estaba cerca de mi casa…, y tiene un significado muy emotivo para mí. No lo he hecho queriendo pero si es cierto que estos “11 bordones” desprenden mucha emotividad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
M. Isabel Rodríguez Palop

M. Isabel Rodríguez Palop

Una apasionada del Flamenco.

Relacionados

Post's relacionados