La banalización

Si aún no han elegido un libro para leer estas vacaciones que tanto deseamos y de las que pronto nos aburriremos, les propongo uno: ‘La civilización del espectáculo’ de Vargas Llosa . En esta genial obra el autor realiza una feroz crítica a la sociedad actual y nos advierte que: ‘la creciente banalización del arte y la literatura, el triunfo del amarillismo en la prensa y la frivolidad de la política son síntomas de un mal mayor que aqueja a la sociedad contemporánea: la suicida idea de que el único fin de la vida es pasársela bien’.



Por eso me enorgullezco tanto de las personas que aún conciben el triunfo, como lógico final a un esfuerzo. En la política: con el que consigue resultados a base de gestión y no de titulares. En la sociedad: con los que se dan a los demás y el tiempo y la vida justos, les devuelven lo entregado. En la familia: con los que afrontan la realidad buscando la sinceridad y la verdad para evitar convertir su aparente rutina en el espectáculo del resto; y en el flamenco: con los que trabajan sin descanso para ofrecer calidad, arte, imaginación e historia.



El sábado pasado la bailaora Manuela Sánchez presentó en el Teatro Regina la obra ‘La Zapatera Prodigiosa’. Una adaptación de la obra de Lorca que enmarcó junto a sus alumnas y artistas de la talla de Chiqui Quintana , Duende , Pilar García , Pakillo El Aspirina , Francis Pinto y Manolín García entre otros, en el milenario teatro romano.



Pero, ¿hasta dónde el entorno influye en una obra?, ¿hasta dónde la historia encerrada en cada piedra marca en una u otra dirección el futuro de un espectáculo, su viabilidad como obra?. Quiero pensar que todos los aficionado que estuvimos allí disfrutamos del arte acompañados del entorno. Y no al revés. Es lo que no me gustaría que quedara: ‘un poco de flamenco en un marco incomparable’. Es al revés. Meses de esfuerzo y un trabajo bien realizado en un lugar maravilloso. Para que no ocurra como a veces a algunos nos ha ocurrido: que nos pasemos la hora de la obra admirando a las diosas de atrás, mientras que sobre el escenario alguien hacía algo.



Artículo publicado en: http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/opinion/banalizacion_819632.html

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
M. Isabel Rodríguez Palop

M. Isabel Rodríguez Palop

Una apasionada del Flamenco.

Relacionados

Post's relacionados