“Hay muchas personas que han optado por no culturizarse”

EN CORTO:

“La música hay que pensarla como un completo universal y a partir de ahí caben instrumentos tanto que vengan de antes, como de después”

“El rigor histórico a veces me parece exagerado porque creo que hay que aprender, para luego transgredir y aportar algo nuevo”

“Para mí la música es todo. La considero el arte más valioso y no podría vivir sin ella”

ENTREVISTA A MIGUEL RINCÓN, laudista

Hace unos años Miguel Rincón (Sevilla, 1979) le dedicaba unas ocho horas diarias a la guitarra eléctrica pero serían, no esas cuerdas, sino unas renacentistas, a las que dedicara todo el tiempo de su vida profesional, y muchas de la personal. Este joven afincado en Basilea, Suiza, especializado en instrumentos pertenecientes a familia de la cuerda pulsada: laúd renacentista, barroco, guitarra barroca, vihuela, tiorba y archilaúd utiliza este universo aparte, dentro de la clásica, no solo como transmisor de emociones y dedicaciones, sino como vehicular del rescate de la música antigua y búsqueda del rigor histórico de ésta.

Tras sus estudios en el Conservatorio Superior de Sevilla, postgrado en la Esmuc (Escuela superior de música de Cataluña) con el profesor Xavier Díaz Latorre, y finalmente un master de especialización en la Zürcher Hochschule der Kunst en Zürich con el maestro Eduardo Egüez, Miguel Rincón ha compartido escenario con algunas de las figuras más relevantes del panorama nacional e internacional como Philippe Jaroussky, Cecilia Bartoli, Giovanni Antonini, o Andrés Gabetta en escenarios como el Royal Concertgebouw (Amsterdam), Wien Konzerthaus (Austria), La Seine Musical & Philarmonie (Paris), Palau (Barcelona), Teatro real, Teatro Nacional & Teatro de la Zarzuela (Madrid), o el StaatsOper & Philarmonie (Berlín).

Como solista ha realizado cuatro grabaciones, dos dedicadas a Johann Sebastian Bach (Carpe Diem Records & Lindoro records), otra de música renacentista dedicada a Spinacino, Schlick, Attaignant & Jan Ambrosio Dalza (Lindoro records), una para guitarra Barroca de música Española (Lindoro records), y otras dos que están a punto de ser lanzados al mercado, dedicadas a la colección de Suites para Celo de Johann Sebastian Bach.

Miguel Rincón además, es cariñoso, empático, y familiar. Tiene muy presente durante y después de esta entrevista a sus padres, y no olvida los discos que le regaló su tío y que tanto le ayudaron a profundizar en su amor por la música.

Categoría la de Miguel, fuera y dentro del escenario, que seguro le llevará aún más lejos en su carrera porque como ocurre con todos los grandes, él también, va sobrado de humildad. Pasen y lean.

“Lo que más me sorprendió de estos instrumentos es, como la madera y sus refuerzos, estaban emparentados con los planetas, las esferas celestes. Tiene relación con el Renacimiento donde todo estaba interconectado y el arte era una sola cosa” 

¿Cuánto tiene que aprender la música de hoy de la antigua?  

Creo que la música antigua puede aportar muchísimo a la de hoy, no tanto en el hecho de armonía o de un punto de vista musical, sino más bien a la hora de enriquecer con instrumentos que tienen otro tipo de sonoridad, timbre, belleza…, hemos visto como al flamenco que era más purista, que se centrada en la guitarra y su cante, se le añadían instrumentos eléctricos que era lo moderno del momento…, al contrario de lo que estamos diciendo. La música hay que pensarla como un completo universal y a partir de ahí caben instrumentos tanto que vengan de antes, como de después.

¿Cómo se consigue ese rigor histórico que usted busca? ¿todo está escrito o hay que realizar más trabajo antropológico que musical?

Por supuesto tenemos mucho material escrito sobre tipo de cuerdas que se utilizaban…, aunque también hay carencias porque durante el Renacimiento y el Barroco el arte se miraba de forma diferente. Hoy en día decimos que las artes deben llegar a todo el mundo, que deben formar parte de la cultura…, con el paso de los siglos hemos visto que nos enriquece, nos culturiza, nos puede incluso hacer mejores personas. Al principio del Renacimiento, que viene justo después de la Edad Media cuando empieza toda la polifonía que pasa a la renacentista y desemboca en la barroca, había también una alquimia cultural en la que era importante tener ciertos secretos guardados para que solamente, ciertas personas ‘dignas’ de eso o que estudiaran el arte con ahínco y con perseverancia, pudieran descubrirla. No tenemos escrito en concreto como por ejemplo se podría construir un laúd, o al respecto de la afinación de muchos instrumentos donde los trastes, a diferencia de la guitarra que van engastados con el metal en pequeños huecos en el mástil, van atados en el mango del laúd con cuerdas de tripa que se pueden mover, cambiar la afinación o tener intervalos más pequeños. El rigor histórico a veces me parece exagerado porque creo que hay que aprender, para luego transgredir y aportar algo nuevo. Eso no quiere decir que no se copie, pero como bien decía Paco de Lucía ‘el músico no copia, roba’, y es la manera de crearte una imagen.

¿Qué virtudes tienen estos instrumentos?

El tipo de construcción que tiene el refuerzo de maderas por dentro, la panza…, producen un timbre diferente. Es más cálido, redondo, mórbido, creo que esa es la virtud de toda esta familia de instrumentos.

El Renacimiento fue la época de los eruditos, el estudio, las múltiples disciplinas abarcadas en un único ciudadano. Que usted reviva todo aquello, que abrace su música y todo lo que evoca, ¿es una forma de volver a lo que ahora no tenemos?, ¿hemos ido, culturalmente, hacia atrás?, ¿hay menos hambre de conocimientos?

No es que hayamos ido para atrás, ahora hay mayor población mundial y eso quizás provoque un mayor número de personas sin conocimientos o simplemente, de personas que no quieren tenerlo. Otro problema es la cultura que recibimos por los ojos, por los oídos que es muy mala y eso ahonda en la falta de predisposición a culturizarse más por parte de mucha gente. Hay muchas personas que han optado por no culturizarse. Si nada te crea inquietud evidentemente hay un retroceso cultural muy grande. Ahora tenemos un gran acceso a la cultura, podríamos ser las personas más renacentistas del mundo, esa meta que era saber un poco de todo, pero tal como está configurada la vida tenemos que ahondar solo en una materia; así, tenemos expertos en anatomía que superarían a Leonardo Da Vinci pero si hacemos un compendio de todo lo que sabía Leonardo, pues supera como persona cultural o artística a esa otra eminencia mundial. Hoy no hemos ido hacia atrás, pero existe la decisión particular que se queda en la parte cómoda.

¿Qué ha ganado como persona al transmitir a través de estos instrumentos?

Yo creo que los músicos, los artistas, tenemos una especie de nerviosismo mental, una urgencia vital en cuanto a la hora de exteriorizar cosas. Para mí la música es todo. La considero el arte más valioso y no podría vivir sin ella.  Personalmente me han ampliado la visión cultural de las cosas. Todo lo que sea cultura y arte, nos lleva a un camino de empatía con las personas, con las mentes, y eso es lo más bonito. Yo me he convertido en una persona más dulce, o empática gracias a la música.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
M. Isabel Rodríguez Palop

M. Isabel Rodríguez Palop

Una apasionada del Flamenco.

Relacionados

Post's relacionados

“Ser flamenco es estar al día”

EN CORTO: “La contramemoria es la búsqueda de episodios que completen el proceso histórico desde un punto de vista crítico” “El guitarrista experimental y contemporáneo