• 21 de sep de 2018

Rocío Márquez cantaora "Los sueños se pueden hacer realidad"

22 septiembre 2012

Entro una hora antes de la actuación de Rocío Már­quez, (Huelva 1985) en la Peña Cultural Flamenca de Llerena, y me encuentro a Rocío ensimismada junto a una guitarra. En el 'cuartillo' de esta peria la can­taora onubense prepara la primera actuación que realiza en Llerena. Atrás ha quedado una gira que la ha llevado por diferentes teatros y peñas de Extremadura. Un recorrido por la provincia que termina en esta ciudad, Llerena, de la que mañana volará directamente a Zurich y Ge­nova.

rocio marquez bn-¿Se modifica la actitud de un ar­tista cuando se cambia de forma, tan radical, de público?

-Si, siempre algo se cambia, porque necesitamos la aceptacion. Pero creo que precisamente este es un traba­jo personal, muy importante, que tiene el artista. Me voy dando cuen­ta de lo relativo que puede ser la opinión del público haciendo el mismo recital en una peña conservadora, donde seguramente te consideran muy moderna, ante una peña admi­radora de una evolución, a la que puedes resultar tradicional. Me gus­ta expresar lo que siento, de la ma­nera que se, aunque lo cierto as que a mi me gusta todo. No me voy a li­mitar a un público, a un tipo de peña o teatro. De lo que estoy segura as que no voy a hacer lo que no siento

-¿Le da miedo que su arte no se entienda?

-Como dice Woody Allen: «no se cuál es Ia clave del éxito, pero si del fracaso es gustarle a todo el mundo».

-El 5 de julio entró en el Pozo de Santa Cruz del Sil, en el Bierzo leonés, a cantarle una minera a un grupo de trabajadores que lle­vaba 45 días encerrados en señal de protesta por el cierre de las cuencas, ¿Cómo fue la experien­cia?

- Siempre les tengo pre­sente cada vez que voy a cantar una minera. Iba con mucha ilusión, y para mi fue algo muy positivo el po­der hacerles pasar un buen rato, y hacerles olvidar por un momento, el agobio que estaban sufriendo. Lle­vaban más de un mes encerrados, y mira, lo sacó El País en vídeo, pero nosotros no lo sabíamos en un prin­cipio. Fue el realizador Jorge Marti­nez el que me pidió que le acompa­ñara a visitar a los mineros de Santa Cruz del Sil. Le canté una minera es­crita por Alfonso Paredes, 'Niño Alfonso', ex minero en La Unión y can­taor de 78 años a la que le añadí una segunda letra. Jorge buscaba algo nuevo para 'contar' lo que estaba pa­sando y encontró en el flamenco otra forma de activar al público, y hacerles ver lo que estaba ocurrien­do. No sabiamos la repercusión me­diática que iba a tener, de hecho la idea era la movilización en las redes sociales. A medida que bajába­mos la galería que habíamos acorda­do sentimos is presión de la tierra, el ruido de la vagoneta chocando en­tre si por el relieve del terreno, y finalmente, sus caras de cansancio..., me vine abajo de una manera que parecía que ellos me iban a tener que animar a mi, pero al ratito de estar allí empezamos a contamos cosas, y el ambiente se empezó a relajar. A llenarse de risas y alivio.

-No solo cantas, también estudias flamenco. ¿para ser figura, hoy por hoy es necesario?

-En esos temas no se puede genera­lizar. Pienso que el saber no ocupa lugar. Todo enriquece y de todo se aprende. Hoy aprendemos el flamen­co en la Universidad, en el Conservatorio y en escuelas privadas. Esto refleja que el flamenco es un arte vivo que se va adaptando a los cam­bios que la vida le va dando. Que no se esté en estos ambientes, no sig­nifica que no puede darse un artis­ta. Cada persona es una historia, y yo creo que es imprescindible res­petar la manera que cada uno elija para irse haciendo. Son muchos lo caminos que van a Roma.

-¿Por qué antes no hacia falta?

-No es indispensable, pero si una op­ción interesante. Antes, no todo el mundo tenia la opción de estudiar, y ahora as eso, una opción.

-Es diplomada en magisterio mu­sical, estudió cuatro años de piano en el conservatorio. Ahora prepara para el doctorado, una tesis sobre el Fandango de Encinasola, Huelva y el de Alora, Malaga...

-A mi todo esto me enriquece, y me hace feliz. Lo haria aunque no fue­ra cantaora, porque al fin y al cabo el arte te gusta conocerlo. Recono­cer cada disciplina para enriquecer un poco mas tu carrera, y tu vida per­sonal. Me gusta ir a la cama todos los días con Ia sensación de despertarme con algo nuevo.

-¿Qué tal la experiencia en la Fun­dación Cristina Heeren?, ¿está justificada su buena fama?

-He tenido la suerte de recibir cla­ses de José Taranto y José de la To­masa entre otros. Para mi fueron años enriquecedores. Su fama es me­recida y es difícil cuando uno esta empezando poder recibir clases par­ticulares, clases de esta talla, y gra­cias a la beca que obtuve, y que tan­tos otros artistas están recibiendo se aprende lo que tanto deseamos. Ade­mas se produce tambien un apren­dizaje horizontal muy interesante, a través de mis compañeros de cla­se. Tengo cintas y cintas grabadas de 'La Divi' que cogía todos los cantes de Málaga, de Gema Jimenez, levan­tes de Eva 'La Lebri', bulerías, letras nuevas.., y asi con cada uno de ellos.

- Consiguió en 2008 el máximo ga­lardón del Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión, la Lámpara Minera, y además, cuatro primeros premios: por mineras, por tarantas, por murcianas y otros can­tes mineros y, el cuarto, por cantes de Málaga, Granada, Córdoba y Huelva. ¿Noche mágica?

- Recuerdo con mucha emoción esa noche. Para mi significó un punto de inflexión. Me ha dado la posibili­dad de poder estar con personas de las que he aprendido mucho. Pude comprobar que los suerios se pueden hacer realidad.

- Solo usted y Miguel Poveda han conseguido en una misma edición tanto reconocimiento. ¿Existe algún paralelismo mas entre su ca­rrera y la suya?

-Es un lujazo de artista, pero con la admiración que le tengo me parece atrevido compararme con alguien como el. Yo quiero ponerme mesas alcanzables y lucho por ellas.

-Su primer disco se titula 'Clari­dad', ¿encontraremos a la Rocío mas `transparente'?

-El titulo del disco es una forma de posicionarme. Pertenezco a este gru­po de cantaores con voces lainas, fi­nas y claras. Me gusta la coherencia como artista y persona. Si los artistas tenemos intensidad, el que can­te, o baile imprime ese carácter. Hay que tener coherencia: como uno es, así se expresa.

Artículo publicado en hoy.es

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.palopflamenco.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.palopflamenco.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.