• 14 de nov de 2019

ENTREVISTA EDU HIDALGO, CANTAOR

‘El flamenco va más allá de ser una cuestión fácil o difícil’

‘Intento huir de imitaciones porque no tienen nada de novedoso, nada de original, y tampoco nada de personal’.

18 febrero 2019

QUEJÍOS

‘…yo trato de poner de manifiesto que lo tradicional y lo clásico tienen validez hoy, y además algo que debe estar siempre presente’

‘Creo que es necesario que no olvidemos de dónde venimos, y es más, creo que tenemos la obligación de cuidar y mimar lo que nos han dejado y no maltratarlo’

‘Intento huir de imitaciones porque no tienen nada de novedoso, nada de original, y tampoco nada de personal’

Si Edu Hidalgo (Eduardo Hidalgo, Valdivia, Badajoz 1986) tiene como referente en el flamenco a Antonio Mairena, Menese, Calixto Sánchez o Tomás Pavón, les puedo asegurar que este joven cantaor y la que les escribe, tienen mucho que contarse. Porque ‘educar el oído’, como dice mi padre Marcelo (que lo hizo conmigo, valga aquí el pequeño homenaje) y continuar con la estirpe cantaora de la que el de Valdivia procede (su abuelo paterno ‘Pilar’ cantaba flamenco y era seguidor del Bizco Amate; afición que continuaría su padre y su hermano, el cantaor Juan Luis Hidalgo “Niño de Valdivia”) no es solo genética, también es justicia con los que anduvieron junto a uno, cuando arrancan los primeros pasos indecisos, por el no siempre firme camino del flamenco. Ayer presentaba su primer disco ‘Lo que siento y lo que soy’, un respetuoso, como él mismo asegura, homenaje a los grandes maestros con unos cantes ejecutados ‘de forma personal y fresca’. Con las guitarras de Manolo Franco, Eduardo Rebollar, o David Caro entre otros, y letras de Francisco Moreno Galván, José Luis Rodríguez Ojeda y del propio artista y su mujer, Irene Viedma, el pacense, con esa hidalguía que acompaña a su nombre y a su trayectoria, nos habla del flamenco actual, y del de siempre. Lo de que además, es Ingeniero de Telecomunicaciones, lo dejamos para otra cita.

 

El título de su disco, ¿es una declaración de intenciones?

Totalmente, yo veo el disco como una herramienta con la que quiero darme a conocer y reivindicarme como extremeño y flamenco. Es una apuesta por este género desde su esencia desde un punto de vista tradicional, clásico, y también como un homenaje a los maestros de los que he aprendido y desde las dos perspectivas desde la que he vivido el flamenco: lo que he visto en mi casa, lo que he escuchado en las reuniones, y un homenaje a lo recreado, a lo que yo he podido recrear en mi corazón y en mi mente a partir de lo que he escuchado.

Esencia de maestros de la talla de Menese, Pavón, Calixto Sánchez, ¿debe ser complicado, no?

El flamenco va más allá de ser una cuestión fácil o difícil. Yo no intento hacer los cantes como los hacía Tomás Pavón, Menese o Antonio, yo intento coger la esencia, ese poso que tienen estos artistas y luego, llevármelo a mí terreno. Intento huir de imitaciones porque no tienen nada de novedoso, nada de original, y tampoco nada de personal.  

¿Cómo definiría su personalidad dentro del flamenco?

Me considero un cantaor clásico pero en un marco actual. Voz de hoy, rodeado de músicos de hoy, con guitarristas y percusionistas de hoy en día, además, creo que el disco también tiene un punto de rompedor, porque lo normal sería que lo clásico sonara clásico pero creo que ahora, en el momento en el que vivimos, en el que todos los artistas buscan la innovación, yo trato de poner de manifiesto que lo tradicional y lo clásico tienen validez hoy, y además algo que debe estar siempre presente.

¿Y eso es complicado?

Honestamente, creo que si…, hoy en día decir que te gusta Antonio Mairena como que casi no está bien visto, sobre todo entre la gente más joven..., hoy te tiene que gustar Enrique Morente, que también me gusta por cierto, o la gente que últimamente ha innovado más, o ha roto con lo clásico. A mí también son artistas que me gustan, no voy a descubrir nada de Morente que ha sido un gran maestro, pero eso no quita que me guste lo clásico. Creo que es necesario que no olvidemos de dónde venimos, y es más, creo que tenemos la obligación de cuidar y mimar lo que nos han dejado y no maltratarlo. Con esto no quiero decir que el flamenco no deba evolucionar ni mucho menos, pero con un conocimiento. No empezando la casa por el tejado.

Me gustaría no tener que preguntarle por Rosalía...

Lo primero que pienso es que tenemos que ser honestos con la música, reconocer que es una gran artista. Su éxito no es casualidad pero su música hay que llamarla de otra manera. Creo que le honra, si así como parece, dice que su música no es flamenco, pero también hay que aprender de la gente que hace las cosas bien y ella lo está haciendo bien con discos muy buenos, con mucha calidad, y unos espectáculos muy potentes. Yo que soy un estilo totalmente opuesto a lo que pudiera hacer Rosalía, en mi disco, hay gente que ha trabajado con ella, el masterizador de mi disco es el mismo que el de ella. El hecho de que ella no haga flamenco no significa que le tengamos que dar palos como música. Yo creo que hace buena música y ahí están los reconocimientos.

¿Y cómo se podría hacer un espectáculo potente con un repertorio clásico?

Lo potente en el flamenco, para mí, es transmitir emociones. Como artista necesito el contacto con el público. Me he visto en teatros con mil personas, y me he sentido más cómodo en una Peña Flamenca. Un espectáculo potente en el flamenco tiene que tender a la esencia.

¿Por qué ahora este disco?

Creo que un artista tiene que hacer un disco cuando tiene algo que contar  y algo que decir, y yo ahora he sentido que tenía que decir: soy Edu Hidalgo y esta es mi música. Creo que hemos hecho un disco con mucha verdad, he sentido que era el momento por la circunstancias, ahora hay bastante trabajo y eso me da lugar a rodar mucho los cantes, a tener mucho contacto con el público. Este disco no ha sido el fruto de: mira, voy a grabar, voy a hacer este cante, esto otro…, yo he grabado los cantes que hago a diario, a mi forma, no he forzado nada para que suene distinto, sino que cuando haces un cante muchos días vas haciéndolo tuyo. Es una evolución natural, no hay nada forzado y creo que me define muy bien lo que hago en el disco.

¿Qué tiene de Extremadura el disco?

Tengo unos jaleos extremeños 'De las Vegas Altas vengo' yo soy de Valdivia y yo quería hacer un cante a mi tierra. Llevo 15 años en Sevilla pero yo soy extremeño, y quería hacerlo sí o sí, y dentro del disco, ¡tengo hasta una foto grande de Badajoz! Trato de contar cual es mi historia, con un estribillo que me hace Laura Vital: 'Vengo de las Vegas Altas, de las Vegas Altas vengo, señores ya no hace falta decir, que soy extremeño'

Para terminar, ¡se lo tengo que preguntar! ¿Qué es más complicado?, ¿investigar sobre ‘Sistemas de monitorización de carga para transportes de mercancía’?, ¿o unos tientos de Calixto Sánchez?

(Se ríe) ¡Son difíciles ambos!, ¡cualquiera de los dos, necesita bastante trabajo!

Puntos de venta: Amazon y en la web del artista www.eduhidalgo.es

 

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.palopflamenco.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.palopflamenco.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.