• 23 de abr de 2018

Yolanda Osuna, bailaora: «No quiero ser copia de nadie, quiero ser yo misma»

‘Las Minas Puerto Flamenco’ reúne a los finalistas y semifinalistas del prestigioso premio de La Unión de diferentes ediciones.

01 julio 2017

Una oportunidad única para los aficionados que quieran acercarse a los ‘tocados’ por la prestigiosa Lámpara, Desplante, Bordón o Filón de uno de los premios flamencos de mayor prestigio, que ya cuenta con su propia versión internacional en el país nipón. En Madrid, esta noche, actuarán en el Círculo de Bellas Artes, y mañana 2 de julio lo harán en el Teatro Real. Acérquense si pueden al puerto sin mar con mayor tronío del país. Nosotros, hoy lo hacemos de la mano de una de sus bailaoras, Yolanda Osuna (Córdoba, 1981) la artista a la que tras su actuación la crítica del ‘New York Times’ destacó por su magia y su arte.

—‘Las Minas. Puerto Flamenco’ pero a usted, ¿a qué otros puertos le ha llevado ser finalista del premio Desplante de 2014?

—Pues mire, no solo me ha llevado a formar parte de ‘Las Minas Puerto Flamenco Tour’ desde donde hemos llegado a casi todos los puertos de España y de casi todos los continentes, sino también al puerto de mi propio interior que para mí es lo más importante, y algo crucial en la vida del artista. He aprendido que no hay que rendirse, que no hay que tirar la toalla, que hay que confiar en una misma y sobre todo descubrir quiénes somos realmente. Qué línea tomar a partir de ahora. Contactar con tantas disciplinas como son el arte, el teatro, nuevas tecnologías, el contemporáneo, el clásico…, todo ese arte es lo que hace el cómputo de quien es realmente Yolanda Osuna. Me he dado cuenta de que no soy simplemente una bailaora de flamenco. Yo no quiero ser copia de nadie, yo quiero ser yo misma.

—Bailó en la final por ese premio con El Barullo (nieto de Farruco e hijo de La Faraona) ¿Fue complicado enfrentarse con un Montoya en la final?, ¿O sobre los escenarios no hay apellidos?

—Enfrentarse a un Montoya en la final me producía mucho respeto. Ahí había un respeto…, que quieras o no se convertía en nervios, pero no había rivalidad, somos compañeros y esa noche cada uno dio en ese momento lo que tenía, y la verdad es que me sirvió mucho porque ‘me vine arriba’ Confié en lo mucho o poco que en ese momento tenía y me dije: pues venga, lo que sea será.

—¿Qué opinión le suscita las críticas del Barrullo una vez alcanzada la final frente a usted en el Festival de la Minas? (en ellas aseguraba que no había conseguido nada, ni promoción ni dinero….)

—Yo pienso que los concursos igual te pueden beneficiar, como que no. Cada persona tiene sus metas, sus objetivos, y pienso que un concurso tampoco lo es todo. Hay que trabajar muchísimo, porque en esta vida hay millones de artistas increíbles, y lo más importante es que cada uno dé lo que tiene, ser feliz y compartirlo con el público. Respecto a lo que me pregunta, mejor que él nadie para responder…

—Esta gira les ha llevado por cinco continentes, ¿qué sensación ha sacado de cada uno de ellos?

—Por España ha sido increíble e inolvidable porque no solo hemos llevado nuestro arte encima del escenario, sino que hemos compartido muchas vivencias con personas maravillosas que nos han abierto su corazón, su vida, y eso es lo que te ofrece conocer otras ciudades, otros continentes, el conocer otras culturas…, cuando llegas a cada puerto conoces la vida de esa ciudad, los sentimientos que fluyen, toda su historia… Tenemos que descubrir no solo estudiando, sino viviendo.

—¿Cómo se entiende el flamenco fuera de España?

—El flamenco se vive ‘a tope’ porque mire, ellos no tienen la suerte de vivir el flamenco a diario, y el poder disfrutar de un espectáculo tan amplio y diverso, a ellos les da una energía tremenda para seguir amando este arte. Lo más satisfactorio es ver a personas que no le gusta el flamenco salir diciendo que es una maravilla y que les encanta. Es lo más bonito de este arte, que quienes no lo conocen, consigan sentirlo y vivirlo con la máxima intensidad.

—Este espectáculo rinde homenaje a los trabajadores de los puertos, ¿por qué?

—Porque realmente gracias a ellos somos quienes somos. Si no hubiera habido ese intercambio de vidas, cultura, mercancías…, hoy por hoy no seríamos como somos, ni viviríamos con tanto enriquecimiento.

—Vidalitas, milongas, guajiras…, cantes de ida y vuelta para un espectáculo ‘marinero’, ¿qué sensaciones le produce esos cantes de ida y vuelta?

—Los cantes de ida y vuelta me producen muchas sensaciones, porque en ellos están muy presentes la dulzura, el coqueteo, la sensualidad…, ese enamoramiento que se producía al encontrarse personas de continentes diferentes. Esa incertidumbre de qué me aportará, que es lo que quieren…, ese cúmulo de sensaciones que se producía en las tabernas próximas a los puertos donde los trabajadores desconectaban, donde no solo había buena armonía sino también historias de celos, enfrentamientos, dolor… etcétera.

—Ha compartido escenarios con grandes como Mayte Martín, Miguel Poveda, Arcángel, Luis de Córdoba o El Cabrero, ¿está más cerca de la ortodoxia su baile?

—A mi baile yo no lo quiero poner como puro porque yo veo que puedo abarcar más cosas, aparte del flamenco. Me veo como una bailaora más completa, me gusta experimentar con la pintura por ejemplo…, antes me veía solo como una bailaora de flamenco, pero hoy por hoy sé que puedo bailarlo tal y como yo lo siento. Y a mí me gusta sentirme más libre, desarrollando una parte más interpretativa, más contemporánea…, siempre en mi nivel, claro.

—¿Qué se siente cuando un crítico del ‘New York Times’ destaca su arte y la magia de su baile?

—¡Pues, imagínese, es algo muy importante para mi carrera!, ¡Se lo debo también al espectáculo ‘Flamencura’ de Paco Peña! Soy afortunada porque a lo largo de mi carrera me han enseñado mucho, y porque sigo aprendiendo. Cuando uno dice que lo ha aprendido todo es cuando ya no es artista. ¡Es que se aprende del que sabe, del que no sabe, del que es mayor, del que es pequeño, del que baila, del que no baila…!

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.palopflamenco.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.palopflamenco.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.