Leonor Leal, bailaora

«El flamenco es sinceridad y libertad»

Parece una modelo francesa de los años 80. Delgada, pelo corto, glamourosa, pero a la vez rotunda, valiente y segura de sí misma. Leo­nor Leal (Jerez de la Frontera, 1980) se cuela en este rincón flamenco por derecho. Ganadora del Premio a la Mejor Artista Revelación del XV Festival de Jerez de 2011 con su espectáculo ‘eLe eLe’, nos rendi­mos a su buen hacer y la acercamos al aficionado extremeño que aún no ha podido disfrutar de ninguno de sus espectáculos. Los malague­ños, sí podrán hacerlo el próximo día 18 de abril. Podrán acercarse a esta bailaora que rompe la estética y los esquemas más tradicionales, los más ortodoxos. Comenzó a bai­lar con 9 años y hasta ahora ha per­feccionado estudios con maestros como Manolo Marín, Pilar Ortega, Carmen Montiel, Pepa Coral o la familia Galván. Como solista y crea­dora comienza en 2008 con ‘Leo­leolé’, continuó con ‘eLe eLe’ y ‘Mo­saicos’ su nueva producción, en la que se adentra en el inusual mun­do de la geometría musical. Inusual y desconocido.



-¿A qué se refiere con ‘geometría musical’?



-Bueno, he querido profundizar mucho en el ritmo haciendo un pa­ralelismo entre la geometría y la música. He trabajado a fondo con las diferentes posibilidades de los patrones rítmicos inspirada en las estructuras geométricas, que catac­terizan los mosaicos de nuestra ar­ Me parecía muy inte­resante la exactitud, la matemáti­ca escondida en la música, en la na­turaleza… en tantas cosas que nos rodean y que además tienen alma, arte, sentido, vida…como los mo­saicos.



-Precisamente ‘Mosaicos’ es el nombre de su último espectácu­lo, ¿qué vamos a encontrarnos?



-Pues encontraremos un espectá­culo continuo con piezas cortas y de «colores» bien definidas, a modo de pequeñas teselas. Bailo taranto, guajira, abandolaos, alegrías de Cór­..todo bien engarzado con la argamasa musical de José Manuel León, Rocío Márquez y Raúl Bote­lla.



-Con la cantaora Rocío Márquez ya trabajó en su anterior espectá­culo, ¿qué vio en ella?



-Vi un gran potencial, una artista formada, competente y de gran sen­sibilidad.



-¿Tiene necesidad de romper con lo establecido?



-Pues la verdad es que no es una cuestión de rebeldía. Es la forma más sincera que tengo de expresar­me a través del flamenco.



-Llama la atención la austeridad de su puesta en escena, de su es­tética, ¿qué quiere comunicar con esa aparente sencillez?



-Mira, la verdad es que lo que qui­siera sería, siempre, poder tocar lo esencial de las cosas, quedarme con el olor, con el carácter de un palo para que luego, haga lo que haga y como lo haga, siempre mantenga el sabor. Desnudarlo y luego vol­verlo a construir.



-¿Por qué se arriesga tanto en el baile?, ¿por qué esa ruptura con los volantes, lo tradicional…?



-Pues es curioso que para los demás pueda ser un atrevimiento, porque para mí no es más que un princi­.. simplemente, ¡me estoy aso­mando por la puerta! Creo que el flamenco ante todo es sinceridad y libertad así que no puedo disfrazar­me con algo que no siento, aunque eso no quiera decir que no me gus­te, me encanta, pero no para mí.



-Sus dos anteriores espectáculos llevan la ‘L’ como bandera, ¿pura autoafirmación?



-Sí, parece que eso de llamarme Leonor Leal ha sido una buena ex­cusa para reivindicar la doble en esta etapa de definición tan impor­tante para mí.



-Jerezana, bailaora con Antonio ‘el Pipa’, Cristina Hoyos.., ¿qué no ha perdido Leonor Leal del barrio de Santiago?



-De Jerez en general lo que espe­ro no perder nunca es la sensación de que el flamenco es parte de lo cotidiano, de una forma de sentir la vida y expresar lo que nos pasa. La vivencia personal a través de la sabiduría de un arte rico, profun­do y completo y sobre todo cerca­no.



-¿Cual es la frontera entre la dan­za clásica y el flamenco?



-La danza tiene muchas más nor­mas, es más rígida. El flamenco pro­porciona libertad y permite una evolución más amplia y personal.



-¿Le da miedo tanta ruptura con lo ortodoxo?



-Lo ortodoxo sigue siendo la base de mi trabajo en muchos aspectos. No lo rechazo para nada, es más, creo que gracias a él podemos en­tender el código en el que estamos hablando, nos identifica. Sin em­bargo dentro de q,ste lenguaje común yo intento crear mi propio dia­lecto.



-¿Ha venido alguna vez a Extre­madura a bailar?, ¿qué significa esta tierra para usted respecto al flamenco?



-No he tenido la oportunidad de bailar en Extremadura aún, ¡espe­ro hacerlo pronto! Me consta que entre otras cosas hay muy buena afición y grandes artistas. Personal­mente, me encantan los jaleos y los Tienen una aire totalmen­te peculiar y hay tantísimos varian­tes que el flamenco de Extremadu­ra contribuye de manera significa­tiva a enriquecer y potenciar este arte nuestro.



-¿A qué bailaor o bailaora desta­caría de Extremadura?



-A Jesús Ortega. Hemos comparti­do escenario y muchos viajes du­rante el tiempo que yo estuve bajo la dirección de Cristina Hoyos. Siempre fue uno de los bailaores con más implicación e inquietudes de la compañía y estoy segura de que sigue siéndolo. Me alegra mu­cho todo lo que está haciendo y pro­ Jesús, ¡estoy al tanto de tus proyectos!.



-¿Qué aporta Extremadura a An­dalucía?

  • ¿Y qué aporta Sevilla a Cádiz, o Cádiz a Huelva?, lo mismo que aporta Extremadura a Andalucía y al revés. Lo importante es que esta diversidad enriquece y define el ca­rácter del flamenco. Un carácter que nos ha hecho salir de nuestras propias fronteras, para compartir­lo con el resto del mundo.
Facebook
Twitter
LinkedIn
M. Isabel Rodríguez Palop

M. Isabel Rodríguez Palop

Una apasionada del Flamenco.

Relacionados

Post's relacionados

“Yo aún no he despegado”

EN CORTO: “Lo más meteórico ha sido dar este paso como guitarrista en solitario porque soy una persona muy tímida y vergonzosa” “La preparación tiene

“El flamenco me cura y me salva”

EN CORTO: “Siempre digo que el escenario es un gran chivato de lo que es realmente nuestra personalidad” “En Extremadura hay un “metal” identitario y